Este es un espacio para escribir lo que la boca calla


Este es un espacio para escribir lo que la boca calla

Foro libre de expresión
 
ÍndiceNUESTRO PORTALCalendarioFAQBuscarMiembrosRegistrarseConectarse
» ¿Qué ha pasado desde el último capítulo?
Vie Feb 03, 2017 1:26 pm por

» VIVIR RECORDANDO A QUIEN YA NO VIVE MÁS
Vie Ene 13, 2017 11:24 am por

» MUCHAS COSAS MÁS
Jue Oct 06, 2016 2:36 pm por

» OJITOS SÍ
Lun Jun 27, 2016 3:33 pm por

» ¿QUIÉN NO ES FELIZ ASÍ?
Jue Jun 09, 2016 3:24 pm por

» Un pequeño resumen desde que naciste
Jue Jun 02, 2016 3:59 pm por

» DECIR SÌ A SÌ MISMA
Miér Mayo 18, 2016 11:41 am por

» COMIENZA UNA NUEVA AVENTURA
Miér Mayo 18, 2016 10:36 am por

» Pensamientos positivos
Vie Abr 22, 2016 8:28 pm por

♥ FRASES ♥
amaremptyesemptyunemptyarte
Temas similares
Gracias por visitarnos
ALGO QUE NO TE PUEDES PERDER
" border="0">
♥DALE ► PLAY Y DISFRUTA LA MÚSICA♥

MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com

Comparte | 
 

 ♪♫RELATOS DEL SIGLO XIX, DE NUESTRO HERMOSO MEXICO♪♫

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Cielo de Abril
♥Responsable del Foro♥
♥Responsable del Foro♥
avatar

Mensajes : 1403
Fecha de inscripción : 27/04/2010
Localización : EN UN CALIDO AMANECER

MensajeTema: ♪♫RELATOS DEL SIGLO XIX, DE NUESTRO HERMOSO MEXICO♪♫   Miér Mar 23, 2011 3:32 pm

El exilio de una momia



El número, sin duda, era cabalístico: trece. Los
cuerpos encontrados en el panteón del convento de Santo Domingo de la ciudad de
México en 1861, eran de 13 frailes dominicos que permanecían perfectamente
momificados por obra y gracia de la naturaleza. Sin saber a ciencia cierta
quiénes eran aquellos personajes, Juan José Baz, gobernador del Distrito Federal
decidió venderlas a un italiano dueño de un circo. Feliz con su novedosa
atracción, el europeo viajó a Sudamérica cuando en México estaba por iniciar la
intervención francesa (1862). Los años de la guerra y del imperio de Maximiliano
acabaron con el recuerdo de las famosas momias de Santo Domingo. Sin embargo, en
1867, al triunfo de la república, Juan José Baz –nuevamente gobernador del DF-
fue informado de que una de las trece momias era el cadáver del célebre patriota
insurgente fray Servando Teresa de Mier, muerto en 1827. El gobernador hizo lo
humanamente posible por recuperar los retos del conocido intelectual pero todo
fue inútil: el ajetreo de los viajes, las giras del circo, los diversos climas y
el tiempo los habían desaparecido de la faz de la tierra.
La loba feroz



Era el año de 1824 y el bosque de Chapultepec y
su Castillo padecían el más terrible abandono. El lugar era cuidado por un
guardabosques que vivía con su familia. El hombre dejó su casa para realizar su
ronda cotidiana cuando una loba rabiosa se arrojó sobre sus niños y dos viejitas
que vivían con ellos. Al escuchar los gritos de desesperación, don Ignacio
corrió hasta el Castillo y se encontró con una terrible escena: sangre esparcida
por todos lados, los niños tirados en el piso y la loba encima de una de las
ancianas que intentaba arrojarla hacia el vacío. Don Ignacio disparó su arma
pero falló. La loba, loca de furia, saltó sobre el cuello del hombre y
comenzaron a revolcarse por el suelo hasta que la hermana atravesó el cuerpo de
la fiera con una navaja. Con excepción de don Ignacio y de su hermana, ninguno
de los otros miembros de su familia sobrevivió. La terrible noticia conmocionó a
la sociedad capitalina de aquellos primeros años del México independiente.
No descansó en paz



La nación amaneció de luto aquel 22 de diciembre
de 1869. La clase política, la masonería, decenas de periodistas y buena parte
de la sociedad capitalina acompañaron el cortejo fúnebre del célebre político
Francisco Zarco. La gente se retiró del panteón de San Fernando sin saber que la
caja que vieron descender en la fosa no contenía el cuerpo de Zarco. El cadáver
previamente embalsamado, vestido con levita y un gorro, había sido colocado
frente a una mesa –como si estuviera escribiendo- en la casa del diputado Felipe
Sánchez Solís, amigo íntimo de Zarco. Durante varios meses, la macabra escena se
repetía: al llegar a su hogar, el diputado Sánchez Solís tomaba algún libro o
despachaba su correspondencia junto a su embalsamado amigo. El macabro
espectáculo terminó cuando el diputado fue convencido de darle cristiana
sepultura a Zarco, lo cual ocurrió 6 meses después de fallecido.

♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥A T E N T A M E N T E ♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥




Danza mi corazón
mi espirítu
esta contento












Volver arriba Ir abajo
 
♪♫RELATOS DEL SIGLO XIX, DE NUESTRO HERMOSO MEXICO♪♫
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Fotografías de Tenerife en el siglo XIX y comienzos del XX
» caja-sello (II a III siglo d.C.)
» Cuadrante de Corduba (Siglo II a.C.)
» 2 Resellos del siglo XVII d.C
» Semis de Cartago Nova, mediados siglo I a.C.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Este es un espacio para escribir lo que la boca calla :: MÁS TEMAS :: ESPACIO DE MANUALIDADES CON NINFA O.-
Cambiar a: